Un buen líder es un buen conversador

 

El Empleo Noticias
2016-02-08T07:00:00-05:00

¿Una buena relación entre jefe y empleado es la base para construir lazos duraderos de confianza, lealtad y respeto. Por lo tanto, hay que empezar por aprender a sortear las situaciones que se presentan a diario y que podrían derivar en conflictos.El manejo de dichas situaciones demanda potenciar el liderazgo interno, comprometerse con los intereses grupales y vivenciar las diferencias, esto permitirá liderar a personas con formas de vivir y trabajar diferentes."Se requiere construir junto con otros respetando la diversidad, encontrar el espacio apropiado sin pretender que los demás se adapten a la medida propia: es allí en donde entran a jugar partido las habilidades de comunicación", sostiene Gómez.

Consejos profesionales / 8 de febrero de 2016

8 de febrero de 2016

Una buena relación entre jefe y empleado es la base para construir lazos duraderos de confianza, lealtad y respeto. Por lo tanto, hay que empezar por aprender a sortear las situaciones que se presentan a diario y que podrían derivar en conflictos.

El manejo de dichas situaciones demanda potenciar el liderazgo interno, comprometerse con los intereses grupales y vivenciar las diferencias, esto permitirá liderar a personas con formas de vivir y trabajar diferentes.

“Se requiere construir junto con otros respetando la diversidad, encontrar el espacio apropiado sin pretender que los demás se adapten a la medida propia: es allí en donde entran a jugar partido las habilidades de comunicación”, sostiene Gómez.

La especialista asegura que la función del líder es convertir para crear nuevas oportunidades.

Gómez explica cinco herramientas gerenciales para la buena comunicación:

1. Comunicación actual: realizar un diagnóstico para identificar a los involucrados y sus roles; el tipo, calidad, frecuencia y cercanía del vínculo con terceros; niveles de influencia, codependencia e interdependencia; y así qué aspectos favorecen o impiden la conversaciones y conflictos.

2. Relación del pensamiento y la acción: detectar y comprender las similitudes y las diferencias de puntos de vista de los integrantes del equipo de trabajo.

3. Sintonía: por medio de la comunicación verbal y no verbal se puede generar empatía y cercanía con los interlocutores. Recomienda identificar el canal sensorial predominante con el interlocutor, ya sea visual, auditivo o kinestésico.

Desde el aspecto no verbal es importante detectar gestos y movimientos con su intensidad y frecuencia para llegar a un acompañamiento sutil, que manifestará aceptación por el interlocutor.

4. Retroalimentación: es fundamental analizar el comportamiento de la persona, para ello se requiere identificar las causas de las situaciones de conflicto presentadas, escuchar a la contraparte y trazar una ruta correctiva como proceso de desarrollo.

5. Pre-alimentación: esta herramienta se enfoca en oportunidades que pueden ocurrir en el futuro y sus soluciones. Permite reforzar la posibilidad de cambio y se complementa con el ‘feedback’.

Lee también:

¡No más a estas prácticas laborales!

Del llamado de atención a las sanciones en el trabajo

Toma de decisiones y liderazgo, las habilidades más valoradas por las empresas

Noticias Relacionadas

Publicidad

Ofertas de empleo

EMP1885317203
PRACTICANTE - ANALISTA...
Canalys
De $500.000 a $1.000.000
EMP1885276833
JEFE DE SEGURIDAD
Colliers International Colombia S.A
De $4.000.000 a $4.500.000
EMP1885317219
ASESOR COMERCIAL BARRA...
Confidencial
Confidencial

Publicidad

Temas