Ser jefe por primera vez

 

El Empleo Noticias
2016-05-26T07:00:00-05:00

No todos están listos para liderar equipos de trabajo. La responsabilidad recae en la empresa y la persona que asume el reto.

Consejos profesionales / 26 de mayo de 2016

Uno de los principales problemas con los que se enfrenta un jefe primerizo es la inseguridad y los temores propios que implica asumir nuevas responsabilidades, administrar recursos económicos, tecnológicos y humanos, siendo los últimos los que más incomodidad producen por falta de experiencia y un desarrollo previo en materia de formación.

Otra de las dificultades es no tener claro si quiere o para qué quiere ser jefe y si la motivación para serlo está alineada con las expectativas y necesidades de la empresa.

¿Quieres saber cómo será el trabajo en el 2030?

Es común que muchas compañías promueven a una persona que logra un muy buen desempeño en su trabajo sin asegurarse de que la persona, sepa, pueda y quiera ser promovida.

Es el típico caso de buenos vendedores promovidos a jefes por los logros obtenidos, y al poco tiempo descubren que dicho vendedor en realidad no tiene las competencias desarrolladas o adecuadas para ser jefe, y la empresa termina perdiendo a un muy buen vendedor y jefe primerizo, generando un impacto desfavorable para las futuras promociones internas.

Habilidad para ser jefe

El conocimiento técnico es importante, pero no suficiente. Lograr que la gente se convierta en buenos seguidores del líder (jefe) requiere competencias específicas que son desarrollables en las personas.

Solemos tener en nuestras carreras laborales más de 20 jefes y, según una investigación de HuCap, apenas uno o dos logran alcanzar ese inigualable y elogioso recuerdo de haber sido un verdadero líder que logró sacar de los demás lo mejor.

La principal habilidad de un líder es la de desarrollar y lograr buenos seguidores, lo demás que se pueda agregar o señalar es accesorio.

Aprende a crear una buena imagen en el trabajo

Los líderes orientados a resultados saben que la clave de éxito para lograr buenos seguidores radica en adaptar los diferentes estilos de liderazgo –más allá de cuál sea su denominación– sin que esto signifique que uno resulte ser mejor que otro, sino más bien diferentes. Dependiendo de cada situación y de cada seguidor en particular, es el líder quien se debe adaptar y dar en la tecla exacta de cada necesidad.

En ocasiones, debe actuar guiando a sus seguidores, en otros motivándolos, dirigiendo, enseñando o simplemente delegando, independientemente de cuál sea su estilo de preferencia. Lógicamente para ello deberá no solo detectar qué estilo necesita aplicar sino, además, saber hacerlo.

Un líder que no se comunica, que no toma buenas decisiones, pero que tampoco favorece el trabajo en equipo, que no adapta su estilo de liderazgo al que necesite cada integrante que él lidera, que no tiene claro los objetivos, o no se preocupa por el buen clima de trabajo, el desarrollo, la capacitación -para nombrar algunos de los aspectos importantes- podrá ser un jefe formalmente asignado y declarado, pero no necesariamente admirado, respetado y valorado por sus seguidores. La gente no renuncia en su gran mayoría a sus empleos, sino a sus jefes.

Todas las competencias específicas de liderazgo son importantes. En determinadas ocasiones podrá ser más importante la comunicación o toma de decisiones; en otras, la motivación o liderar con el ejemplo, delegar o por el cont...

Noticias Relacionadas

Publicidad