Práctica empresarial: puerta a estabilidad laboral

 

El Empleo Noticias
2018-09-06T14:38:33-05:00

Luego de la universidad el inicio de la vida laboral de los jóvenes ocurre por medio de las prácticas profesionales.

Consejos profesionales / 18 de febrero de 2013

La etapa experimental es el periodo en el que un estudiante prueba los conocimientos adquiridos dentro del entorno corporativo. Compartir con profesionales y adquirir nuevas competencias le permite conocer a fondo el campo donde va a desenvolverse en los siguientes años.

A partir de la Ley 789 de 2002, que reglamenta la labor del practicante, se establece el contrato de aprendizaje como un mecanismo especial del Derecho Laboral, el cual permite a una persona desarrollar su formación teórica-práctica a cambio de que una entidad patrocinadora le proporcione los medios para adquirir esa experiencia, señala Diana Cárdenas, subdirectora de Movilidad y Formación para el Trabajo en el Ministerio de Trabajo.

Por tanto, a través de este convenio, el aprendiz recibe como patrocinio una mensualidad del 50 % del Salario Mínimo Legal Mensual Vigente (SMLMV), durante la etapa teórica, y un aumento del 25 % a ese valor en la fase práctica, además de cobertura en protección social (EPS y ARP); mientras que los alumnos universitarios obtienen el 100 %.

No obstante, el artículo 30 de la misma Ley determina que "el apoyo de sostenimiento durante la fase práctica será diferente cuando la tasa de desempleo nacional sea menor del 10 %, caso en el cual será equivalente al ciento por ciento de un SMLMV"; así, de acuerdo con la información oficial del Dane, este índice para diciembre de 2012 fue del 9,6, por consiguiente debe pagarse al estudiante el equivalente a 589.500 pesos. 

Sin embargo, Diana Cárdenas reconoce que se está reglamentando el incremento del sueldo, puesto que aún no se ha modificado el dato periódico, con lo cual se prevé que en los próximos dos meses las empresas inicien el pago total a los practicantes.

Además, la especialista indica que "en 2011, se formalizaron cerca de 178.000 contratos de aprendizaje: 8,5 % universitarios, 70 % Sena, 9,1 % tecnológicos, 10 % entidades de formación para el trabajo y el desarrollo humano".

De otro lado, si bien las prácticas deben realizarse en labores relacionadas con el programa de formación al cual está vinculado el aprendiz, algunas entidades ven la oportunidad para entrenarlo en actividades menores, afirma Hugo Ocampo, gerente de Gestión Humana en Open International Systems, organización dedicada a la industria del software en Colombia.

Este experto asegura que las empresas deben ofrecer periodos de aprendizaje ejemplares, que estimulen el trabajo y pongan en función acciones afines con el perfil laboral, a través de programas que fomenten un ejercicio complementario a sus estudios y faciliten su crecimiento personal y profesional.

¿Qué buscan las empresas y los aprendices?

Según los especialistas consultados, la mayoría de las organizaciones toma tiempos específicos para realizar diferentes pruebas de selección con el fin de obtener el mejor recurso humano. Para ello buscan que los postulantes tengan los conocimientos fundamentales, liderazgo, proactividad, disciplina, buenas relaciones interpersonales y ambición para mostrarse de una manera altamente competitiva.

Asimismo, algunas evaluaciones de impacto muestran que una práctica laboral beneficia el proceso de aprendizaje y aumenta las probabilidades de obtener un empleo en el futuro. En términos generales, las mejores empresas para realizar una pasantía son aquellas donde hay un espacio de enseñanza definido y contribuye al fortalecimiento de las habilidades socio-emocionales y técnicas del estudiante, asegura Diana Cárdenas.

 

Noticias Relacionadas

Publicidad